sábado, 30 de mayo de 2009

un corte de dedo

Bueno aquí estoy yo otra vez. Lo primero daros las gracias a todos por los comentarios. Y Paloma, escribir la historia de mi dedo se me ocurrió antes de leer tu comentario, que conste que lo único que tenía que hacer era pasarlo al ordenador y publicarlo. Bueno mi madrina ya conoce la historia pero los demás no.

El lunes pasado,hace dos semanas, estaba en mi habitación y de repente me acordé de una bandera de España que tengo puesta en un palo. La cuestión es que me estaba aburriendo muchísimo, porque eso de estudiar creo que a nadie le gusta mucho, y seme ocurrió hacer un agujero en el palo para poder atar la bandera bien y que con el viento no se volase. Ya sabéis como soy yo que se me ocurren las idead más raras y tontas del mundo, y cogí unas tijeras y me dispuse a hacer ese agujero deseado. En una de esas haciendo fuerza con las tijeras contra la madera se me escapo la tijera, sujetada por la mano derecha, y me hice un corte de unos escasos 3 centímetros en el dedo “perfecto”. Ahora ya tengo una escusa para poder enseñarle el dedo del medio a todo el mundo sin que me puedan replicar. Eso es la parte buena, pero eso de cortarse un dedo también tiene una parte mala. Cuando volví a casa fui a ir a escribir y resulta que con el dedo así, vendado y casi sin poder doblarlo, eso de escribir a mano se complica un poco. Pero por lo demás con este corte de dedo yo me lo pasé muy bien, sobre todo cuando fuimos al médico para que me lo cosiera.

Cuando me corté en el dedo, pensé que era un simple corte, nada gordo y eso. Tampoco me dolía ni nada asique en ningún momento pensé en que me tenían que dar puntos. Pero no dejaba de sangrar asique se lo dije a mi mama y nos fuimos al médico. Después de tener que esperar un rato en la sala de espera se oye mi nombre y yo muy decidido me levanto con mi madre y nos metemos, acompañados de una enfermera, en un cuarto, donde me van a coser. Después de las típicas preguntas de cómo me lo he hecho y todo eso, aparece el doctor. El doctor nos saludo me repitió las preguntas de antes y me miro el dedo, que no dejaba de sangrar, y dijo algo que no entendí y de repente la enfermera empezó a coger cosas, de repente coge una jeringuilla y la llena de un liquido que parece agua, la anestesia, y el médico me la mete por el dedo y empieza a echar el liquido dentro de mi dedo, con una aguja de cinco centímetros de largo, me la mete entera en el dedo, y yo voy notando poco a poco como mi dedo se me va, bueno no se me fue simplemente no lo notaba, ya podía pasar un tanque por encima que no me enteraba. Luego me corto la circulación del dedo.

Lo más gracioso de todo fue cuando me miro la herida, que la coge y la abre ahí para mirar que profunda es y yo que veo como la hace, me empiezo a reír porque no noto nada de lo que me hace. Y eso a mí me resulto muy gracioso.

Luego lo normal me cosió, que también fue divertido, ver cómo me iba cerrando la herida y yo no sentía nada en mí dedo. Terminó, y nos dijo adiós y se fue, luego la enfermera me vendó el dedo y para poder irme a casa. Ya en casa escribir me resulto un poco complicado, como he explicado antes.

Los días después son días normales con las mismas complicaciones que siempre, aunque ducharse con una salchicha en la mano que no se puede mojar es un poco complicado.

Y ayer viernes ya me quitaron los puntos, fue un poco doloroso pero la verdad es que bastante bien. Ahora ya está todo perfecto y el escribir me resulta más fácil.

Por ultimo me voy a despedir hasta la próxima vez que vuelva a escribir. Que gracias a Paloma, mi madrina, tengo un montón de nuevos temas sobre los que escribir.

Quiero dar la enhorabuena a los Lakers de Pau Gasol, que han conseguido llegar a la final esta madrugada y esperan rival del duelo de esta noche entre Cleveland y Orlando.

Por cierto Peter llevo meses queriendo flipar un poco. Ya consigo hacer mates de molinillo a dos manos con una pelota de vóley y en canastas normales. Además de mates normales con pelota normal.

Un saludo a todos los que leen mi blog.

14 comentarios:

Peter Mihm dijo...

Si metes mates a dos manos no quiero saber nada de ti. Te podrías enfrentar con la versión 'Peter con 20 años', pero no con la 'Peter, hombre acabado de casi 41'.

Hombre, una pachanga siempre es divertida, pero te haría jugar sólo con la zurda...

Me alegro de que tu dedo vaya bien.

Ana dijo...

El quirófanó ambulante que se montó en un momento en la consulta aquel día fue impresionante: la higiene con que se manipulaba el instrumental, la precisión con que el cirujano daba las puntadas y el asombro del paciente y su madre que se habían visto de pronto inmersos en el rodaje de una serie de médicos. Por más que busqué, no encontré la cámara.
Me gusta mucho que nos cuentes lo que te pasa pero, por favor, no más capítulos de "Hospital Central".
Un beso, Ana.

Santitos dijo...

Bueno, bueno, bueno! Esto sí que no me lo esperaba, Pablo escribiendo un blog! Nunca habría imaginado que mi ausencia os fuera a afectar tanto. Temo que para cuando vuelva me encuentre a Javier escribiendo un libro (aunque, para ser sincero, eso no me sorprendería tanto, con lo espabilado que es el tío...) y a Rocío tratando de de copiar los cuadros de Andy Warhol que tenemos en el "keller".
Espero que para entonces mi hermanito Pablo todavía conserve los cinco dedos de cada mano... jajaja!!

Un abrazo!

PD: Tú que siempre insistes que suba más fotos, dónde están las fotos de tu dedo antes y despues de la intervención quirúrgica?

Paloma M. dijo...

Eso, eso, fotos, fotos...
Imaginar al pasota de Pablo y la sin escrúpulos de Ana comentando la jugada del médico mientras cosía.
Igual ahora hay un blog del médico contando lo alucinado que se quedó cuando el otro día un chaval muy grande de unos 17 años se reía mientras le cosía un corte feisimo en el dedo y su madre, en lugar de estar preocupada bromeaba del asunto sin el menor pudor.
Pobre sanidad alemana, la que le ha caído con vosotros.
Y por cierto, también podías pedir a un amigo que te haga un vídeo haciendo un mate y lo cuelgas también (el vídeo, no el balón). Puede ser curioso, y así me entero de lo que es un mate de molinillo a dos manos. ¡Qué cosas sabe hacer mi ahijado! Claro que no sé porqué me extraño,...es mi ahijado...

Jorge dijo...

Los puntos de sutura, siempre han sido un tema de competición casera y por ese motivo Ana y yo hemos decidido no darle demasiada importancia. Os recuerdo los doce de Rocio cuando le cosieron la oreja, los del labio de David o los diversos de Pablo. Tendré que consultar como va el ranking.

Álvaro Santos dijo...

A mí, si no te importa, no me enseñes las fotos de la delicada labor de sutura que te han aplicado en el dedo del vete por ahí. Y las de los mates, pues bueno, bienvenidas sean, aunque ya sabes que mi pasión tampoco son los deportes. Pero no estaría de más ver alguna foto, ya que texto no podemos leer mucho en los blogs de la familia... Ejem ejem ejem...

Angel Santos dijo...

Pues para tener el dedo averiado y comentar con profusión lo mucho que te resulta escribir, no lo estás haciendo nada mal, desde luego!
Me algro mucho de que te animes como otros a poner negro sobre blanco y en versión digital tus pensamientos. Cualquier idea es buena si está contada con originalidad y eso a tí no te falta.
Un abrazo

Peter Mihm dijo...

No sabía que el chat se había trasladado al blog de Pablo... Y manda narices que sea aquí donde uno ve que el "sin vergüenza" ha vuelto a darle a la tecla aunque sólo fuera por espacio de dos minutos...

Álvaro Santos dijo...

Digo yo que tres semanas son tiempo suficiente para haberse curado un dedo, ¿no?

Peter Mihm dijo...

O cuatro. Aunque, claro, con cruceros y demás mandangas...

Ana dijo...

¿Ádonde te lleva la curiosidad ültimamente, Pablo?
¿O se pasará el verano antes de que podamos leer alguna de tus aventuras?, esperaremos a entonces.

Naif dijo...

Hola, ayer me corte el dedo y tambien me dieron unos puntos.....pero sin anestesia. Curiosamente, buscando por la web, he llegado hasta aqui....y me he visto reflejada en tu escrito. A mi me quitaran los puntos a la semana que viene, espero no sea tan doloroso.

Anónimo dijo...

Pues yo me he cortado en en el dedo y después de pasar x todo eso q has contado me opero el sus 8 porque los nervios se han cortado y no siento una parte y tengo un miedo paralizante, volver a pasar de nuevo x todo

sthibent gutierrez dijo...

yo me corte el dedo en un molino y me llevo fracturas graves pero bueeh no se lo deseop A nadie ya que el dedo era como carne molida

NBA Heat Team Card